9th - Mar - 2016

OTT frente SMS – es cuestión de confianza

Graphic of a book and a phone next to each other

 

Acaba de recibir un mensaje de “Frankenstein”, por el messenger de Facebook, diciéndole que su tarjeta de crédito ha tenido alguna presunta actividad fraudulenta. ¿Llama inmediatamente al banco para cancelar su tarjeta y preguntar sobre el daño monetario? Me imagino que no.

Y que tal que, en lugar de lo anterior, reciba una solicitud de “Borrachón” para conectarse por Skype, acompañada de un mensaje similar. ¿Se lo tomaría en serio? Probablemente esta tampoco.

Quizás estos son ejemplos extremos de mensajes obviamente poco fiables, ya que provienen de nombres descaradamente ficticios. Considere en su lugar un escenario similar, pero esta vez el mensaje es de un número de teléfono irreconocible; por ejemplo, 408-999-8888 a través de WhatsApp.  ¿Qué hace? De nuevo, probablemente no entra en pánico con este ya que no son “amigos” con su banco a través de la aplicación de mensajería.

Intentemos uno más. Recibe un mensaje SMS (texto) de un código abreviado; por ejemplo 54321 alertándole de un posible fraude sobre su tarjeta de crédito. ¿Qué hace? Este formato es familiar para usted, ya que ha recibido mensajes de texto desde códigos abreviados con anterioridad de otras empresas con las que ha interactuado; por ejemplo, alertas de entrega de paquetes y recordatorios de citas.

Para ayudar más a desechar su escepticismo, se da cuenta que viene de un código abreviado con el que ha interactuado anteriormente. De hecho, lo ha utilizado para comunicarse con su banco cuando comprobó su saldo de cuenta en el pasado.  Así que, sabiendo que esta es una alerta válida, llama inmediatamente al número gratuito del banco y ellos le confirman que su tarjeta de crédito ha sido utilizada de manera fraudulenta y que el banco está tomando las medidas siguientes adecuadas para prevenir más transacciones.

¿Por qué trata estos cuatro escenarios de manera diferente? Si usted es como la mayoría de los usuarios de móvil en los EE. UU. tiende a confiar más en mensajes SMS que en los mensajes enviados a través de aplicaciones para móviles, como WhatsApp, Facebook y Skype. Los mensajes enviados por aplicaciones para móviles son conocidas como mensajes de transmisión libre o “OTT”. Aunque cumplen una función importante en el ecosistema de los móviles, son considerados por la mayoría de nosotros como canales de comunicación, y no para notificaciones importantes de las empresas en las que somos clientes.

La diferencia de confianza entre estos tipos de mensajes es considerable, y ayuda a explicar por qué la mensajería de SMS de aplicación-a-persona (“A2P”) en los EE. UU. continúa creciendo, año tras año, mientras que la mensajería de mensajes “persona-a-persona” (la clase de mensaje que intercambia con sus compañeros o su madre) está perdiendo terreno lentamente frente otras formas de mensajería.

En los EE. UU. hay un cumplimiento y normativas establecidos para la mensajería de SMS A2P.  Para OTT hay algunas iniciativas de mejores prácticas, pero no hay requisitos reglamentarios ya que la OTT utiliza una capa de datos para intercambiar los mensajes, mientras que el SMS requiere conectividad a través de los proveedores de servicios de telefonía móvil que cumplen la normativa del gobierno local y federal.  Lo siguiente resalta por qué el SMS A2P conlleva un factor de mayor confianza que la OTT.

Primero, el SMS A2P (con códigos abreviados) está regulado por la FCC, y organizaciones que incluyen la MMA (Mobile Marketing Association) han publicado las mejores prácticas y organizado acuerdos con los proveedores de servicios de telefonía. Esto significa básicamente que no puede utilizar mensajería de código abreviado para mandar correo basura a los usuarios finales. Los usuarios finales deben incluirse o excluirse de manera voluntaria en cualquier momento. Además, se deben enviar muestras del contenido del mensaje a todos los proveedores de servicios de telefonía antes de la aprobación de la campaña, y el contenido del mensaje debe ser válido y legítimo. Cualquier campaña dudosa será escudriñada por los proveedores de servicios de telefonía y probablemente rechazada. Después del lanzamiento, el contenido del mensaje puede ser auditado por los proveedores de servicios de telefonía en cualquier momento. Si se encuentra que la actividad de mensajería no cumple, los proveedores de servicios de telefonía pueden hacer una advertencia verbal, o podrían simplemente suspender el programa, bloqueando cualquier mensaje adicional en sus redes hasta que la empresa pueda demostrar un esfuerzo por estar en conformidad.

Segundo, los códigos abreviados deben estar registrados con cada proveedor de servicios de telefonía. A la presentación de un código abreviado y una campaña, el proveedor de servicios de telefonía debe aprobar su uso y entonces suministrarlo en su red. Si una empresa intenta enviar un mensaje a través de un proveedor de servicios de telefonía con un código abreviado que no posee, este rechazará el mensaje. Esto previene eficazmente burlar del código abreviado en los EE. UU., asegurando que cuando reciba un mensaje de un código abreviado conocido, realmente es de quien cree que es.

Tercero, muchos proveedores estadounidenses de servicios de telefonía requieren prueba de operaciones comerciales válidas antes de aprobar un nuevo código abreviado para una empresa. Este proceso de examen a menudo incluye verificar que la empresa tiene una dirección válida, que se dedica a actividades comerciales legales y que no tiene un historial previo de mala conducta con SMS.

Aunque el proceso para convertirse en un remitente de mensajería A2P puede ser un poco riguroso, hace que este canal sea una de las formas de comunicación digital más fiables y de confianza en los Estados Unidos en la actualidad. Las instituciones financieras, empresas de atención sanitaria, aerolíneas, organizaciones de beneficiencia y docenas de otras industrias confían en la mensajería de SMS para sus mensajes más importantes, sabiendo que los usuarios finales se fían más de la mensajería de SMS de código abreviado que de casi cualquier otra forma de comunicación A2P.

Autor: Jason Epstein, Ingeniero de Soluciones Sénior en Mblox
Originally posted on mblox.com

Signup for Blog Updates