15th - Mar - 2017

¿Qué es lo siguiente en conectividad del IoT?

Graphic of a gear cog

El internet de las cosas ya está transformando los objetos físicos que nos rodean en un ecosistema de dispositivos conectados. Y más allá de los objetos que son familiares para nosotros como cepillos de dientes, neveras y termostatos, las aplicaciones industriales empiezan a cobrar popularidad. Los sensores integrados en el equipo, que ayudan a las empresas a optimizar las cadenas de suministro, diagnostican e incluso anticipan un fallo mecánico o eléctrico o ahorran energía por ejemplo, se están volviendo algo común.

En la actualidad vislumbramos un futuro que verá un aumento drástico en esta conectividad.

Actualmente, el internet de las cosas (IoT) depende en gran medida de las tecnologías inalámbricas de corto alcance, como wifi, Zigbee y Bluetooth. En los próximos cinco años, las tecnologías inalámbricas de largo alcance jugarán un papel cada vez más importante.

El fabricante de equipos líder Ericsson anticipa que la cantidad de conexiones IoT de área amplia crecerá rápidamente a una TCCA del 30% en los próximos cinco años, en comparación con una TCCA del 20 % para las conexiones IoT de corto alcance.

Sin embargo, la cuestión sigue siendo, ¿qué tecnología de conectividad se debería utilizar para qué propósito? Y hay mucho donde elegir. Un ecosistema enorme y diverso ha creado una amplia variedad de opciones de conectividad, de distinta madurez, que generan confusión tanto para las pequeñas empresas como para las grandes cuyas preocupaciones principales normalmente se centran en el nexo entre coste de la propiedad y calidad del servicio.

Más recientemente una opción concreta de conectividad de zona amplia ha llamado la atención del mercado que utiliza las redes de operadoras móviles – Cellular IoT (IoT basada en celulares/móviles). Sus ventajas principales son que se basa en los modelos estándares, interoperable y ofrece altos niveles de calidad de servicio (porque está integrada en una arquitectura madura). Combinada con los avances recientes y estándares en tecnología SIM (eSIMS), que ahora se pueden integrar y suministrar por señales transmitidas, las nuevas posibilidades de la IoT están dando resultados.

Ericsson prevé que habrá 1,500 millones de dispositivos de IoT conectados por móvil en 2022, partiendo de unos 400 millones de dispositivos IoT móviles al final de 2016. Asimismo, Machina Research, que utiliza una metodología diferente, anticipa que las conexiones IoT móvil crecerán de 334 millones al final de 2015 a 2,200 millones en 2025, de los cuales la mayoría usará variantes de LTE.

Este nuevo libro blanco, titulado “Internet de las cosas: las opciones de conectividad del último tramo explicadas” (Internet of Things: Last Mile Connectivity Options Explained) publicado por Mobile World Live en conjunto con CLX, explora el ecosistema de las opciones de redes para IoT, recurriendo al conocimiento de los analistas y los datos del mercado como guía comercial para lo siguiente en IoT.

Puede descargar el libro blanco gratis aquí.

Signup for Blog Updates